Apple sale en búsqueda de su futuro: iPhone 6 y iWatch

El gigante tecnológico Apple ha presentado los nuevos smartphones de la compañía: El iPhone 6 y el iPhone 6 Plus. Además, presentaron un reloj compatible con éstos.

La rutina es más o menos conocida: Mucha expectación, filtraciones en la previa, todo el mundo especulando sobre lo que viene y tras el anuncio numerosos comentarios negativos sobre “lo que faltó” y “lo que hará la competencia”. Es un clásico en la época previa a cualquier lanzamiento de Apple, y probablemente sea lo único que se mantendrá invariable desde la época de Jobs… La expectativa.

apple-2Los nuevos iPhone no han hecho más que cumplir con lo que se esperaba: Pantallas más grandes, mejor procesador, mejor cámara, un nuevo diseño y una serie de cambios que no han dejado indiferentes a la industria, incluso si algunas de las características nuevas ya estaban incluidas en equipos Android de hace varios años atrás.

Nada de eso parece importar realmente. Los cambios son grandes en el mundo de Apple, y van mucho más allá de los nuevos teléfonos.

Podemos marcar a fuego que hoy es el día en que Tim Cook, actual CEO de la compañía, comenzó a escribir su historia en Apple. Esa historia de cambios y de revoluciones que tan profundamente impactaron a la industria tecnológica de la mano de Steve Jobs, y que hoy lo ponen a él en el papel de protagonista que tanto la prensa como el mercado le exigían.

Cook hoy se encargó de anunciarle al mundo que encarna el antiguo lema de la empresa que hoy maneja y se atrevió a pensar diferente sin culpa alguna. Y hoy comienza su rumbo fuera de la zona cómoda donde ha estado viviendo feliz durante los últimos años desde la muerte de Jobs.

El CEO de Apple necesitaba dar un golpe, y lo ha hecho certeramente. Se acabó la continuidad: Desde este martes Apple está realmente bajo el mando de Tim Cook, y el mensaje parece haber sido bien recibido.

Como muestra, un ejemplo: Jobs jamás hubiese aprobado la idea de un iPhone de 5.5 pulgadas. ¡Ni siquiera uno de 4.7! Simplemente no parecía práctico en su época, e incluso se atrevió a decir muchas veces que “nadie compraría un iPhone gigante” porque no puedes poner tu mano alrededor de él ni manejarlo sólo con tu pulgar.

IPHONE+9A Tim Cook hoy eso le importa un rábano. A Samsung, LG, Sony y a un montón de otros fabricantes parece estarles yendo bien con pantallas sobredimensionadas, y eso hacía ver pequeño a ese aparato de 4 pulgadas aprobado por Jobs en su momento.

Con su alineación de equipos anunciada hoy, Apple parece haber dado un paso atrás en su afán por negarse a hacer crecer a su smartphone, favoreciendo así a los consumidores que querían un iPhone, pero no les gustaba que fuera tan chico.

Igualmente parece ser un equipo muy sólido a nivel técnico, dejando la impresión de que la única deuda pendiente que ha de ser resuelta con el iPhone 6S es la duración de su batería. Una pantalla más grande e interiores más potentes consumen inevitablemente más energía, dejando a los nuevos modelos ligeramente mejor posicionados que el iPhone 5 en autonomía.

Otro tema a tener en cuenta. Para muchos el nuevo smartphone de Apple podría ser la peor pesadilla de otro de sus productos estrella, el iPad Mini. Si durante el último tiempo este tablet ha visto una disminución en sus ventas a nivel mundial, un equipo de tamaño más pequeño y con capacidades de comunicación móvil completa puede canibalizar parte importante del mercado ganado por el más pequeño de la familia iPad.

El nuevo iPhone llegará en octubre a Chile, fecha en la que tendrá que competir con formidables aparatos de Samsung, Sony y Motorola, pero también contra la desaceleración de las ventas de smartphones en el país. Un mercado que sigue creciendo, pero a tasas mucho menores que las vistas el año pasado y que podrían llegar a afectar la penetración de los nuevos modelos en el país.

Pero la cosa no fue sólo de smartphones. Los de Cupertino también se atrevieron en otro segmento, y este es un producto en el que el legado de Jobs no tuvo nada que ver: El Apple Watch.

apple-watch1--644x362Apple se tomó el tiempo necesario para analizar el mercado y entender algo que el resto de las marcas parecieran haber ignorado durante mucho tiempo. Para aquel que los aprecia, un buen reloj es la joya más visible que alguien podría usar. Es un silencioso grito al resto del mundo respecto del aprecio por el diseño y por los materiales refinados encarnados en el aparato que llevamos en nuestra muñeca.

Un concepto que hoy -salvo algunas honrosas excepciones- ningún fabricante parece entender del todo. Y aquellos que comprenden el tema del diseño no lograron complementarlo con un software que esté a la altura de las expectativas de los usuarios, llevando a productos que terminan volviéndose irrelevantes y hasta frustrantes.

No sabemos a ciencia cierta las capacidades que el reloj inteligente de Apple tendrá al momento de llegar a las vitrinas a comienzos de 2015. Solamente sabemos que la compañía está determinada a tomar por asalto el incipiente mercado de tecnología vestible y así llevarlo por un camino más cercano al de la moda.

El smartwatch deja de convertirse en un accesorio de nuestro teléfono para ser un accesorio de nuestra vestimenta, como siempre debió ser.

Cada vez que Apple ha impactado profundamente al mercado ha sido cuando entra a una industria y la revoluciona simplificando la forma en que las cosas se han venido haciendo, imponiendo finalmente una visión que se convierte en más que un estándar deseable: Se vuelve el “Deber Ser”.

Pasó con los reproductores musicales, con los smartphones, con los tablets y hoy intenta hacerlo de nuevo con el pago móvil, algo que no veremos en Chile en un buen tiempo pero que igualmente podría darnos una buena idea de cómo adopta el mercado bancario estadounidense el estándar que Apple intenta imponer y en el que Google -con varios años intentando impulsar- no ha podido conseguir la tracción esperada.

También lo intenta determinadamente con la tecnología vestible.

Es que la llegada de Apple a este segmento tecnológico era algo que el resto de los actores de la industria esperaba para conseguir posicionar sus productos de mejor manera. Ejecutivos de LG y Samsung declararon en la previa del lanzamiento del Apple Watch que la llegada de este dispositivo ayudará a expandir la categoría, permitiendo que exista un interés más generalizado por relojes, bandas y otros aparatos que agregan tecnología a nuestra vestimenta diaria.

Incluso en medio de una desaceleración económica, algo todavía podría jugar a favor de los nuevos lanzamientos de este martes. Muchos gastos ostentosos como renovaciones de autos o viajes quedarán postergados. Este momento de frenazo favorece la opción del iPhone y del Apple Watch para seguir siendo un símbolo de status más fácil de conseguir y suficientemente reconocible como para ser la preferencia de aquel que busque una declaración pasiva al mundo de su capacidad económica.

Nadie puede decir con propiedad si el Apple Watch es el camino correcto o si caerá finalmente en la mediocridad e irrelevancia demostrada por otros fabricantes. Solamente se sabe que, para bien o para mal, es un camino que el resto seguirá.

Toca esperar la reacción que Google tendrá al momento de anunciar la actualización de Android Wear – su sistema operativo para relojes inteligentes – para ver si los equipos de Motorola, Sony, LG y los que vengan posteriormente pueden posicionarse como una alternativa viable a la amenaza “diseñada en California”.

Al menos los competidores del Apple Watch pueden comprarse hoy mismo, y son bastante más baratos.

Por Hugo Morales, 24horas.cl

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

^
54.92.163.188